¿Qué es el nacionalismo?

El nacionalismo es una ideología política que persigue la fragmentación de las naciones a cualquier precio, legitimándose con una manipulación o invención de elementos culturales, activándolos políticamente, dándoles significado político, y utilizando medios como la mentira, la tergiversación, el cinismo, el victimismo, la descalificación y la coacción.

Son pertinaces en acusar a los demás de lo que ellos están haciendo (plan Ibarreche, proyecto del tripartito catalán) y en utilizar conceptos que en la práctica reprimen (bilingüismo, pluralidad, diálogo) como bien lo prueban la “inmersión lingüística” y la estrategia terrorista de “el árbol y las nueces”.

Son reaccionarios (incluso los llamados “nacionalistas de izquierda”) pero no tradicionalistas, ya que crean una “cultura” y una “comunidad cultural” y política que jamás existió ni tiene porqué existir. Persiguen tener un Estado propio que sea militante, es decir, totalitario, y no admitir organizaciones políticas disidentes con su ideología nacionalista ni con la “comunidad” que crean.

Sus efectos en nada se diferencian de otros totalitarismos de los que son sustrato y fundamento esencial: fascismo, racismo, comunismo, indigenismo... Y como ellos utilizan sus mismas tácticas y pudren las organizaciones y la vida políticas.

Son extremadamente flexibles con todo concepto político que no toque su núcleo de fanatismo ideológico, que se basa en expandir el odio y la envidia y en compensar el complejo de inferioridad (transformándolo en una fachada de superioridad) de su gente.

Sus metas son ilimitadas. Empiezan por “liberar” su territorio, después a los “hermanos” de etnia o lengua, después los territorios limítrofes y por último pretenden dominar a la nación que han destruido y explotado.

 

Para combatirles debemos negarles su falso ser, sus presupuestos culturales y sus derechos políticos, porque significan nuestra destrucción y esclavitud como pueblo y nación, y nuestra degradación como personas y como comunidad histórica y cultural.

Nosotros somos, ellos no.

Nacionalismo es guerra y tiranía

España es libertad y progreso.

Volver al inicio del Documento